top of page

Los signos del envejecimiento en tu gato

Aunque cada gato mostrará signos de envejecimiento de manera diferente, hay algunos procesos comunes de envejecimiento por los que pasa todo gato. Su olfato, gusto y audición se vuelven menos agudos, lo cual afecta su apetito. Esto también puede verse afectado por problemas dentales, como que los dientes muestren desgaste y haya enfermedad de las encías o bien pérdida de dientes. Una combinación de estos problemas puede conducir a pérdida de peso.


Sus articulaciones son menos flexibles, sobre todo si se ven afectadas por osteoartritis, lo que puede provocar dolores agudos y problemas de movilidad. Esta falta de flexibilidad también afecta su capacidad para asearse adecuadamente, lo que a su vez termina afectando su pelaje y su piel; por esto es importante que le des un adaptado a sus necesidades.



El pelaje mismo puede volverse más blanco y es posible que pierda calidad, ya que las glándulas sebáceas (que producen aceites nutritivos para la piel) son menos productivas. La capacidad natural de producir una respuesta inmune tiende a disminuir con la edad, lo cual expone al gato a más riesgos de infección y enfermedades. Varios procesos metabólicos como la digestión también se ven alterados, ya que la capacidad de procesar grasas y proteínas disminuye a medida que el gato envejece.

Los gatos maduros pueden mostrar comportamientos alterados, como retraimiento o hacer ruidos en momentos poco sociables. Es posible que duerman más, pero no tan profundamente, lo que puede interrumpir su rutina y provocar problemas de comportamiento.


Síntomas de enfermedad en gatos maduros

A veces, estos síntomas en un gato maduro no son simplemente una señal de "envejecer", sino que también pueden ser un síntoma de un problema mayor.


Los gatos tienden a ocultar cualquier enfermedad, lo que limita su movimiento o actividad y puede agravar el problema, en lugar de indicar dolor a través de signos perceptibles, como cojear o hacer ruido. Por esta razón, es importante para tomar nota de cualquier cambio sutil en su comportamiento, como negarse a comer o dejar de saltar a su lugar favorito, y llevarlos al veterinario para un chequeo.


Hay algunos síntomas comunes a los que se debe prestar atención en un gato maduro que pueden indicar un problema subyacente:


Pérdida de apetito o peso, lo cual puede indicar un problema digestivo

Aumento de la micción o sed; posiblemente una señal de problemas urinarios

Rigidez, cojera o dificultad para levantarse, que puede ser artritis

Aparecer desorientado, ansioso o mostrar un comportamiento inusual

Si te aseguras de llevar a tu gato maduro al veterinario con regularidad, podrás detectar cualquier enfermedad grave antes de que se desarrolle y podrás darle la mejor atención posible.

6 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page